Caballo estabulado¿Están relacionados la alimentación y el comportamiento en los caballos? Rotundamente sí.

Está científicamente comprobado que los ingredientes que empleemos en la alimentación de nuestro caballo, el perfil nutricional que definamos en su dieta y el modo de suministrar los alimentos no sólo afectan a su rendimiento deportivo sino que además inciden directamente en el comportamiento y temperamento del caballo.
Cuando los expertos evalúan un problema de comportamiento en un caballo inciden mucho en su dieta: no sólo en lo que come, sino cómo es la pauta o el programa de alimentación del caballo.

Entonces, ¿qué puntos debemos revisar para mejorar la conducta del caballo?, ¿qué pautas debemos seguir para minimizar los temidos vicios de cuadra que provoca el aburrimiento?

Unos consejos básicos de alimentación para mantener un comportamiento saludable del caballo:
Siempre debemos dar a nuestros caballos “muchos pocos, y no pocos muchos”.
El forraje es la clave, y el gran aliado para combatir la mayoría de problemas de comportamiento y digestivos de los caballos.
En caballos con temperamento fácilmente excitable debemos evitar alimentos ricos en hidratos de carbono y sustituirlos por fibra, fibra, y más fibra (forraje).
Si los caballos están en niveles de trabajo elevados, tenemos que añadir a su dieta grasas y aceites, por supuesto de origen vegetal.
Os lo explicamos mejor:
El comportamiento del caballo tiene mucho que ver con la dieta en relación con el manejo y el ejercicio.

Caballo en Box

Manejo y dieta en el caballo

Uno de los mayores beneficios que podemos ofrecer a nuestro caballo es tenerlo en un espacio abierto y garantizarle libre acceso a forraje de buena calidad.
Si observamos la fisiología digestiva del caballo y su hábitat, veremos que su sistema digestivo ha evolucionado para ingerir de forma continua forrajes de bajo aporte calórico, donde su estómago está raramente vacío y su forma de alimentarse pasa por moverse con frecuencia dando pequeños bocados de pasto.
Todo ello contribuye a reforzar su salud digestiva y mental, evitando la aparición de ulceras gástricas y vicios relacionados con la estabulación (tragar aire, masticar madera, etcétera).

Por lo tanto, si tenemos un caballo que pasa largos periodos de tiempo en un box, podremos ofrecerle porciones de forraje repartidos por distintas zonas de su box para simular el pastoreo.

Aquellos caballos que puedan mantenerse en una buena condición corporal a base de forrajes van a tener menos problemas de comportamiento y van a disfrutar de un mayor bienestar.

Pero, atención, si nuestro caballo no es capaz de mantener una buena condición corporal a base del forraje que le suministramos, debemos contemplar la posibilidad de suministrar un pienso complementario. Aquí es cuando aparecen aplicados los estudios científicos de nutrición equina  relacionados con el comportamiento y con el temperamento.
Dieta y ejercicio en el caballo
Está demostrado que raciones altas en fibra y grasa tienen efectos beneficiosos sobre la salud del caballo. Por el contrario, raciones tradicionales compuestas mayoritariamente por cereales y sus subproductos (salvados, harinillas…) aportan una cantidad elevada de carbohidratos en muchos casos innecesaria e incluso en algunos contraproducente.
Nos referimos a caballos de competición a los que por su carácter, ya de por sí explosivo, les sobra energía. La sobredosis energética de los carbohidratos los hace difíciles de manejar y de trabajar con ellos.
Estos caballos, lejos de necesitar más energía para el desempeño de su trabajo, precisan raciones equilibradas con niveles adecuados de proteína, vitaminas y minerales y ciertos aditivos llamados mejoradores nutricionales como los prebióticos y probióticos, como los de los Piensos Covaza.
Y no olvides

Muchos vicios de cuadra se producen por aburrimiento. El caballo necesita el movimiento tanto como el oxígeno que respira.
Y siempre, a la hora de ajustar una dieta para nuestros caballos, es conveniente el asesoramiento de un veterinario o un especialista en nutrición equina, y no dejarse llevar por conceptos tradicionales de siempre, ya que nuestros caballos viven una realidad distinta a la de sus ancestros.

Caballos en paddock