Equicare Rehabilitación abrió sus puertas en Náquera (Valencia) hace tres años. Desde entonces muchos caballos han pasado por sus impresionantes instalaciones, volcadas en proporcionar los mejores cuidados a los equinos, sean o no deportistas de élite.
Miguel Pedro Gaspar, su responsable, comparte en esta entrevista las claves de su proyecto.
 
 
¿Por qué nació Equicare?
La idea partió de la falta de oportunidades que considerábamos que tenían los caballos en la Comunidad Valenciana para disfrutar de una rehabilitación correcta y natural, como deportistas de élite que son.
Pero no solo nos centramos en el plano deportivo, sino que apostamos por proporcionarles beneficios en múltiples niveles: higiénicos, ambientales, psicológicos y médicos.
Y, por supuesto, en Equicare cuidamos de todo tipo de caballos. Los tratamientos son beneficiosos al margen del tipo de actividad que realicen en su vida diaria.
Instalaciones de Equicare
 
¿Qué ofrece este centro?
Su finalidad es centralizar en las mismas instalaciones actividades de descanso activo y rehabilitación de lesiones y entrenamiento, ya sea mediante hidroterapia o paddocks de propiocepción rotatorios y de descanso.
 
Suena caro…
No necesariamente. Algunas personas que nos han traído sus caballos nos han dicho que no habían acudido a nosotros antes pensando que estos tratamientos eran inaccesibles. Luego comprobaron que no era así, pues tenemos planes para todos los bolsillos, y salieron muy satisfechas con la decisión tomada.
 
¿Cómo es el día a día de un caballo en Equicare?
La verdad es que es muy variable. Si el caballo está lesionado, dependemos del plan de rehabilitación que manda el veterinario, que, lógicamente, seguimos a rajatabla.
Si la estancia es para musculación o por descanso, una jornada normal puede incluir desde hidroterapia a paseos por el campo de la mano o montado, trabajo con cavalettis o estiramientos.
 
Os habéis convertido en una referencia en vuestro campo. ¿En general cuidamos bien a nuestros caballos?
Para nosotros lo más importante, y lo que siempre decimos a nuestros clientes, es que debemos pensar que el caballo tiene que vivir del modo más parecido posible a como lo hace en la naturaleza. Que estar encerrado en una cuadra todo el día es como estar en una cárcel. Y hay tres cosas esenciales para que el caballo viva sano física y mentalmente: libertad, compañía y masticar 18 horas diarias.
 
A eso íbamos, a la alimentación. ¿Qué cuidados nutricionales proporcionáis a los caballos en Equicare?
Utilizamos un pienso veterinario de la máxima calidad, como es Tecnofiber, de Covaza Nutrición Equina. Y, por supuesto, les proporcionamos un buen y abundante forraje.
 
Casi huelga preguntarlo, pero… ¿Contentos con los resultados que venís obteniendo?
La verdad es que sí. Por poneros un ejemplo, hasta la fecha, todos los casos que hemos tratado por lesión siguen sin recaer, aunque lógicamente no podemos mencionar a nadie por privacidad.
 

Pues enhorabuena por vuestro trabajo y mucho éxito.
Muchas gracias.