Con “CE”, su espectacular KWPN, se está llevando muchas alegrías y éxitos en Clásica.
Entre sus retos para 2018: debutar en nivel San Jorge-Intermedia y continuar impulsando su querido Ribes Team, que viene pisando fuerte.
Vanesa Ribes conversa con nosotros sobre su trayectoria ecuestre, sus caballos y, cómo no, los cuidados que les dispensa.

Vanesa Ribes con Cariñoso LXXVII

Vanesa Ribes con Cariñoso LXXVII.

¿Desde cuándo tu afición a los caballos? ¿Viene de familia?
No. De hecho, mi vida laboral ha estado vinculada a la arquitectura durante mucho tiempo. Estudié Delineación y trabajé en el despacho de arquitectura de mi padre.
Mi afición comenzó cuando tenía 12 años. Me marché a un campamento de verano en el que ofrecían como actividad extraescolar la equitación. Antes había probado a hacer todos los deportes, y ninguno me enganchaba. Al regresar a casa, planteé que quería continuar y, gracias a mis padres, lo que empezó siendo mi afición ha terminado siendo mi profesión.

Vanesa Ribes con CE

Vanesa Ribes con CE.

¿Qué es para ti el caballo?
Todo. Una forma de vida, mi vida. Y he tenido la gran suerte de que tanto mi marido, Fede Borredá, como mi hija, Lucía, desempeñan un papel muy importante en ella, ya que los tres somos apasionados del caballo y nuestra vida gira alrededor de él las 24 horas del día, los 365 días del año.

 

Vanesa y su caballo CE subcampeones de la COPA CLÁSICA y COPA DEL REY 2017

Vanesa y su caballo CE,  subcampeones de la COPA CLÁSICA y COPA DEL REY 2017.

¿Por qué Clásica?
La verdad es que he probado todas las disciplinas. Empecé con doma vaquera, salto… tuve un enganche de troncos y, finalmente, me decanté por la doma clásica. En todas ellas tuve la suerte de tener buenos profesores en los comienzos, como son Juan Esteve, José Manuel Sales “El Cura” y Dani Martínez, Pero fue definitivo Sebastián Bastida, con quien empecé la doma clásica, al que le debo todo, ya que fueron más de 20 años los que he estado con él, en los que aprendí muchísimo.
En el camino, quedan muchos clínics y cursos con grandes profesionales en doma clásica como Francisco Cancela, Micky Jordá, José Manuel Lucena, Juan Matute, Juan Antonio Jiménez y, con el que en la actualidad entreno, Víctor Álvarez.

Parece que tomas muy en serio la formación.
Desde luego. Siempre ha sido uno de mis objetivos, y en la actualidad soy Técnico en Equitación de Grado Superior (Nivel 3), juez de doma clásica y auxiliar de veterinaria.

Antes de seguir con tu faceta docente, ¿qué logros y caballos destacas en tu trayectoria?
En mis comienzos como aficionada y jinete de categoría de menores, fui Campeona de la Comunidad Valenciana en Juveniles en 1995, Subcampeona C.V en adultos 1996, medalla de Bronce en adultos en 1997 y 1998, con “Mariachi”, un hispanoárabe que se ganó una buena jubilación en mis manos y falleció con 25 años.
Tres caballos son los que marcan mi carrera profesional con los que conseguí muchos logros. Comencé con “Karateka”, de yeguada Vistabella. Qué decir de él: un gran caballo con una clase increíble y cuyos comienzos fueron duros pero divertidos.
“Macanuo V”, de la yeguada La Troyeta, me llegó con 7 años y cerrero, imagínate. Aun así, muchas medallas en concursos de funcionalidad y un gran corazón que ha transmitido a todos sus hijos.
Muestra de ellos es Cariñoso LXXVII, el niño de mis ojos. Creo que jamás tendré un caballo como él. Llegó a mi casa con 2 años y con 18 sigue conmigo -bueno, hoy en día con mi hija Lucia- y continúa ganando y demostrando el gran corazón y calidad que tiene. Este año cambia de categoría y pasa a Infantiles.
De él podría empezar a hablar y no parar. Toda una vida juntos gracias a la confianza depositada en mí por los propietarios de la yeguada La Troyeta, Pedro Pastor y su mujer Mari. Con él conseguí muchas medallas, tanto en doma como funcionalidad. Fuimos Subcampeones de España de la Copa Ancce en 2004, tras lo cual fuimos seleccionados por Annce para ir a Alemania, a Equitana, a representar al caballo de Pura Raza Española, y fuimos los únicos Tricampeones de Europa de Funcionalidad en los años 2012, 2013 y 2014.

.Recogiendo el premio de CAMPEÓN DE EUROPA DE FUNCIONALIDAD con CARIÑOSO LXXVII junto con los ganaderos de La Troyeta

Recogiendo el premio de CAMPEÓN DE EUROPA DE FUNCIONALIDAD con CARIÑOSO LXXVII junto con los ganaderos de La Troyeta,

¿Y ahora?
En la actualidad concurso con un caballo de mi propiedad, un KWPN de 11 años llamado “CE”. El año pasado tuvimos muy buena temporada: ganamos varios concursos nacionales y fuimos Subcampeones de la Copa Clásica en el Campeonato de España en Segovia y Subcampeones de la Copa de Rey en el Club de Campo de Madrid.

Volvemos a la formación. El Ribes Team.
Sí. creo que es uno de mis logros más importantes. Es un equipo de doma clásica de jinetes de todas las edades. Estoy orgullosísima de cada uno de mis chic@s, un grupo de alumnos que, junto con sus papis y nosotros, forma una gran familia, no solo en lo profesional sino también en lo personal. Y competimos en concursos territoriales, nacionales e internacionales.

¿Cuáles son tus planes a corto y medio plazo en competición?
Este 2018 se espera con muchos cambios. En cuanto a mi caballo, espero debutarlo en el nivel San Jorge-intermedia.
Y respecto a los alumnos, muchos retos. La mayoría cambia de categoría, y siempre, al principio de estos cambios, cuesta arrancar, pero también es muy bonito crecer con ellos y ayudarles a superarse. Los que comienzan salen en sociales y los más experimentados compiten a nivel nacional e internacional. Los objetivos: el Campeonato de la Comunidad Valenciana, Masters y Campeonato de España.

Vanesa Ribes con Cariñoso LXXVII y Lucia Borreda

Vanesa Ribes con Cariñoso LXXVII y Lucia Borredá.

Entre tus alumnos se encuentra tu hija, ¿verdad?
Sí. La verdad es que, como ya te he comentado antes, he tenido la gran suerte de que tanto a mi marido como a mi hija les gusten los caballos. Es más, a Lucía le encantan. Desde bien pequeñita siempre estaba la primera en todo, a ayudar en lo que hiciera falta. Me daba miedo que, por vivirlo tan de cerca, al final lo aborreciera, e intentaba alejarla y no obligarla a nada, hasta que un día, con 5 añitos, me dijo: “Mamá, les haces caso a todos y a mí, que soy tu hija, no me dejas hacer nada, yo quiero concursar”. Entonces decidimos vivir el momento y comprarle su primer poni, “Camelot”, quien le hizo coger más fuerza aún en este mundo, hasta el día de hoy, que ya tiene 12 años.

Pues promete… Vanesa, cuéntanos cuál es tu rutina de entrenamiento.
Cada caballo y cada alumno tiene su planning individual, dependiendo de sus objetivos y disponibilidad de estudio/trabajo.
Dentro de la planificación, en función de necesidades, se alterna entre días de clases, días que monto yo los caballos, un día de cuerda /paddok y uno de descanso.

¿Qué cuidados proporcionas a tus caballos?
El Ribes Team está formado por caballos de competición y, como deportistas, son muchos los detalles que hay que tener en cuenta: desde su entrenamiento, alimentación, estado físico y psíquico… Cuento con un equipo de profesionales -veterinarios, herradores, fisioterapeutas- que aportan su saber para que todo esté lo mejor posible.

¿Y en el plano de la alimentación?
Es un tema muy importante. Cada caballo tiene unas necesidades particulares. En mi caso tengo toda la confianza depositada en COVAZA NUTRICIÓN EQUINA, que ofrece una amplia gama de piensos que funcionan perfectamente para todos los caballos. Y estoy asesorada siempre por Carlos Corts, quien se preocupa por cada detalle.

Foto familiar, Vanesa su marido Fede Borreda y su hija Lucia. Con ellos su caballo CE

Foto familiar, Vanesa su marido, Fede Borredá, y su hija Lucia. Con ellos, su caballo CE.

Pues muchas gracias por tu confianza y por tu tiempo. Te deseamos mucho éxito.
Muchas gracias.